Toyota, Subaru, Mazda, Yamaha y Kawasaki se alían para salvar los motores de combustión

Toyota, Subaru, Mazda, Yamaha y Kawasaki se alían para salvar los motores de combustión



  • Toyota forma un equipo junto a Mazda, Subaru, Kawasaki y Yamaha para probar el uso del hidrógeno en motores de combustión y el desarrollo de nuevos combustibles neutrales en emisiones.

  • El gigante japonés confía en que, en el futuro, nuevos carburantes limpios salvarán los motores de combustión y competirán con los coches eléctricos.

En la COP 26 solo seis firmas automovilísticas, Ford, General Motors, Volvo, Mercedes-Benz, Jaguar Land Rover BYD, firmaron un pacto para intentar que solo se vendieran coches cero emisiones en 2040, 2035 para los grandes mercados. Entre las ausencias sorprendieron el Grupo Volkswagen, que apuesta por la movilidad eléctrica pero ha adjudicado recientemente a Skoda una nueva plataforma para coches de combustión, y las marcas japonesas, pese a ser algunas, como Toyota, pioneras en electrificación.

De hecho, pese a que Toyota apostó por la hibridación casi antes que nadie lanzando en 1997 el Prius, las principales firmas japonesas están tardando mucho en lanzar coches 100% eléctricos. Mientras compañías como Volkswagen, Audi, BMW o Mercedes-Benz ya cuentan con una gama eléctrica de varios modelos y firmas como Renault, por ejemplo, tienen planes para electrificar parte de su oferta, Toyota solo ha presentado, todavía no está en el mercado, el SUV bz4X. Subaru ha hecho lo propio con el Solterra y Mazda ya ha lanzado el MX-30, el único eléctrico de su gama. Solo Nissan rompe la tendencia con el Leaf como estandarte de una oferta electrificada que, a partir del Ariya, solo hará que crecer.

Alianza por los motores de combustión

La causa de esta lentitud en el despliegue de una gama de coches eléctricos por marcas como Toyota, Subaru (ambas colaboran en varios proyectos como la plataforma de su SUV eléctrico) o Mazda es que no reniegan de la combustión. En junio, Shigeki Terashi, miembro de la junta de Toyota, dijo en una conferencia con los inversores que “es demasiado pronto como para centrarse en una sola opción”, dejando claro que no lo apostarán todo a los coches eléctricos. Terashi apuntó que hasta 2050, año para el que quieren ser neutrales en emisiones, quedan muchos años en los que investigar los puntos fuertes y flojos de cada tecnología. En ese sentido, el directivo dijo que Toyota apostará por las que mejor satisfagan sus necesidades según el comportamiento del mercado. Akio Toyoda, presidente de la marca, dijo en septiembre que no cree que los coches eléctricos “sean la única forma de conseguir la neutralidad de emisiones” y que confía que en el futuro se desarrollarán nuevas tecnologías y combustibles que salvarán los motores de combustión interna mientras cuidan el medioambiente y, de rebote, “salvan empleos“.

Todo esto no quiere decir necesariamente que Toyota apueste por la gasolina y el diésel. El gigante japonés comanda desde el pasado 13 de noviembre un equipo de marcas japonesas que investigarán nuevos combustibles que generen menos emisiones para mantener vivos los motores de combustión interna. Es un movimiento ambicioso mientras la mayoría de la industria apuesta decididamente por la electrificación.

Este equipo de marcas está formado por Toyota, Subaru y Mazda y por Yamaha y Kawasaki. Las cinco enseñas anunciaron sus planes en el Circuito de Okoyama en un evento en el que Toyota iba a probar un Corolla modificado para la competición propulsado por hidrógeno. Según confirmaron las compañías, además de probar el uso del hidrógeno no solo en coches, sino también en motos y otros tipos de vehículos, y de explorar nuevas opciones más allá del hidrógeno, participarán en competiciones que usen combustibles neutrales en emisiones de carbono. Cabe recordar que el uso del hidrógeno investigado por las enseñas japonesas no es el mismo que el de los coches de pila de combustible, que lo utilizan para generar energía para una batería que alimenta un motor eléctrico, sino para alimentar motores de combustión interna.

Noticias relacionadas

Entre los proyectos confirmados están el desarrollo de un propulsor Skyactiv-D para Mazda alimentado por biodiésel de nueva generación, la unión de Subaru y Toyota para participar en las Super Taikyu Series, una competición japonesa de resistencia, con un coche alimentado por un combustible sintético derivado de la biomasa, la participación en de Yamaha, junto a Toyota, en la misma competición con un coche de hidrógeno y el desarrollo de motores de hidrógeno para motos por parte de Yamaha y Kawasaki.

Este nuevo consorcio irá anunciando los avances realizados en materia de combustibles neutrales e hidrógeno. “Promoviendo esta colaboración para producir y usar combustibles y motores de combustión interna, las cinco compañías tienen el objetivo de ofrecer a los consumidores la mejor opción para el futuro”, dijeron las cinco marcas en un comunicado conjunto.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *