“Soy un niño de 38 años, estoy muy, muy feliz”, dice Alves en su presentación

“Soy un niño de 38 años, estoy muy, muy feliz”, dice Alves en su presentación



  • El futbolista brasileño admite que ha intentado regresar durante años al FC Barcelona y ha sido Xavi ahora quién ha visto el potencial de ayuda que puede prestar.

  • “La palabra contento se queda corto para lo que estoy viviendo”, dice Alves, que será el peor pagado de la plantilla.

Dani Alves se prometió a sí mismo regresar como jugador del FC Barcelona algún día. Y lo ha conseguido cinco años más tarde. Volvió a pisar el césped que tanto deseaba en un acto preñado de nostalgia y del entusiasmo que desprende el futbolista, fácil de contagiar y ante el que sucumbió Joan Laporta. “Lo haremos otra vez, lo harás otra vez”,, dijo el presidente. Soy un niño de 38 años. Estoy muy, muy feliz”, repetía Alves, sin poder esconder ni reprimir ese estado de éxtasis.

Alves y Laporta evocaron los mejores años de su vida. A partir del 2008, cuando se conocieron y empezó la era Guardiola y la recolección de títulos que ha permitido a los dos, al futbolista y al dirigente, volver al Barça el mismo año. Primero Laporta, al vencer holgadamente en las elecciones de marzo; luego Alves, en noviembre, para reforzar al equipo, inmerso en la mediocridad de la novena posición liguera, gracias a otro regreso también: el de Xavi Hernández.

Machacando al presidente

“Me puse muy pesado con el presidente”, reconocía Alves, cuyos mensajes no pasaron más allá de una simpática oferta de un viejo amigo mientras permanecía Ronald Koeman en el banquillo. La llegada de Xavi convirtió ese “machaque” del brasileño una posibilidad real y valorable futbolísticamente. “Cuando supe lo de Xavi, pensé que ahí aumentaron mis opciones. Xavi sabe lo que yo pienso y lo que vivimos dentro y fuera del campo. Luego me llamó él diciéndome si podía ayudar”, relató. El entrenador le quiere para jugar de lateral derecho. Alves, que fue centrocampista en el Sao Paulo, su último equipo, espera ganarse antes “el derecho a ser titular”.

Ha firmado solo por medio año, sobre el césped del Camp. Ha aparecido con traje y con zapatillas de baño, igual que en 2008. Como hizo también en Yerry Mina, puso descalzo el terreno de juego en el baño de masas que se dio. Un total de 10.378 aficionados se juntaron en las gradas para saludarle, una cifra muy similar a la que recibió a Xavi Hernández (9.422).“Cuento hasta junio”, admitió Alves, agradecido por haber sido escuchado y volver a enfundarse la camiseta azulgrana.

Esta vez con el 8. El de Hristo Stoichkov y el de Andrés Iniesta, a quienes recordó en Barça TV. “Un día le dije a Hristo que iba a volver y llevaría su número, y cuando se confirmó, le llamé: ‘Te lo dije'”. También envió un mensaje de cortesía a Iniesta. “Le dije que sería un gran honor llevar su número”, aclaró.

El sueldo más bajo

Noticias relacionadas

Nada más acabar la charla con Xavi, Alves ya se sintió azulgrana de nuevo. Barcelonista no ha dejado de serlo. “Si el Barça me necesita, no quiero saber nada más. Ya lo arreglaré”. El sueldo no era en absoluto importante. Estaba “dispuesto a cualquier cosa para llevar al Barça arriba, a ganar copas y a volver a la rúa”, comentó, aludiendo a sus festivas celebraciones del pasado.

Todas esa facilidades han llegado al punto de que Alves cobrará el salario mínimo profesional, 155.000 euros según el convenio en vigor en Primera, aunque contará con incentivos para aumentar los emolumentos en función de su rendimiento. Será el futbolista con el sueldo más bajo de toda la plantilla. “Si hace falta jugar gratis, juego gratis”, declaró. “La palabra contento se queda corto para lo que estoy viviendo. La sensación que tengo por dentro es inexplicable. Voy a vivir todo eso que sé que genera placer por segunda vez”.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *