Rodney Alcalá, el asesino en serie que participó en un ‘reality’ de citas – EEUU – Internacional

Rodney Alcalá, el asesino en serie que participó en un ‘reality’ de citas – EEUU – Internacional



Cuando la joven profesora de teatro Cheryl Bradshaw llegó al estudio del reconocido programa de citas ‘The Dating Show’ jamás pensó llevarse una de las sorpresas que marcarían su vida para siempre.

En medio de los focos, los colores intensos y el ruido del público de aquella mañana de septiembre de 1978, la mujer debía hacerle preguntas ‘agudas’ a cada uno de los tres ‘galanes’ que la esperaban al otro lado de un muro.

Ante la incapacidad de poder juzgarlos por su físico, quien respondiera con mayor ‘osadía’ se ganaría el privilegio de ir a una cita con ella.

“Si fueses una comida y yo te tuviera que comer de cena, ¿qué alimento serías?”, le planteó al primero de ellos, con cierta tonalidad sugestiva.

(Además: ‘Partido de la muerte’: jugadores que pagaron con su vida ‘golear’ a Hitler).

“Una banana… y me vería muy bien”, le respondió Rodney Alcalá, como se llamaba el hombre ‘anónimo’, con una sonrisa socarrona que Cheryl no pudo ver.

“¿Podrías ser más descriptivo?”.

“Pelame”, le dijo.

Minutos después, ante la encrucijada que guía el concurso de la cadena ‘ABC’, ella respondió sin aspavientos: “Como me gustan las bananas, escogeré al soltero número 1”.

Lo que no sabía es que detrás de la sonrisa del hombre de cabello largo y nariz aguileña, a quien el presentador describía como “paracaidista, fotógrafo estupendo y de gran valor”, se escondía un monstruo signado por el homicidio y los abusos contra menores.

Ella había elegido, sin saberlo, a un criminal infame.

(Le puede interesar: Critican a abuela que ‘no cuida’ a sus nietos por disfrutar viajando).

Un delincuente y pervertido fotógrafo

Alcalá

El infame asesino se codeó con las esferas altas de la ciudad antes de ser atrapado.

Rodrigo Jacques Alcalá Buquor nació el 23 de agosto de 1943 en el seno de una familia de migrantes mexicanos en Texas, Estados Unidos.

A muy temprana edad, mientras destacaba por su rendimiento escolar, su padre abandonó el nicho familiar.

Con el tiempo, el joven, que prefería que le dijeran Rodney, decidió enfilarse en el Ejército, pero fue retirado de sus funciones por lo que habría sido un “ataque de nervios”.

Tras su paso infructuoso por la institución se graduó de Bellas Artes en la Universidad de California (UCLA) y comenzó su andar delictivo bajo la fachada de un ‘reputado fotógrafo’.

Aprenda a tomar fotografías de alto impacto

El poder de convencimiento de Alcalá le habría permitido desarrollar sus fechorías con mayor ‘facilidad’.

En 1968, por lo que lograron comprobar las autoridades años después, intentó asesinar a una menor, de 8 años, tras abusar de ella.

Ante la mirada de un motorista que pasaba por el lugar donde perpetró aquella atrocidad, la opción de huir para otro estado y alejarse de los pasos de los policías que lo buscaban se convirtió en su mayor necesidad criminal.

Asentado en Nueva York se inscribió en la escuela de cine de la Universidad de la ciudad bajo el falso nombre de ‘John Berger’, como el reconocido escritor inglés.

En las aulas incluso llegó a ver clases con el afamado director Roman Polanski, quien, como recuerda la historia, sufrió el asesinato de Sharon Tate, su mujer, a manos de la temida ‘Familia Manson’.

En la ‘capital del mundo’, ahora bajo el alias de ‘John Burger’, Alcalá prosiguió citando mujeres para hacerlas partícipes de sesiones de fotos que, abominablemente, terminaban en todo tipo de delitos.

(No deje de leer: La perversa historia del ‘Papá Noel’ que desató una masacre en Navidad).

En 1971 fue arrestado por los crímenes relacionados con la pequeña que ultrajó, pero lo dejaron en libertad. Estuvo apenas 34 meses tras las rejas.

En adelante, Rodney Alcalá siguió trabajando en las altas esferas de la sociedad norteamericana.

Su paso por un reconocido diario de Los Ángeles representó su primer escalón en el ‘cénit’ social.

Pero su sed de reconocimiento sería el anzuelo para desvelar decenas de crímenes que hasta entonces pasaban inadvertidos.

Su incursión en el ‘reality’ de citas se convirtió en el momento de no retorno.

(Siga leyendo: La inédita historia del hombre que volaba gratis a todo lugar del mundo).

‘¿Eres un asesino en serie?’: la pregunta que nunca llegó

Rodney Alcalá, el violador y asesino serial que ganó un 'reality' de citas

Uno de los otros participantes calificó de ‘misteriosa’ la personalidad de Alcalá.

“Nuestro soltero número 1 es un fotógrafo exitoso que empezó su carrera cuando su padre lo encontró en un cuarto oscuro a la edad de 13 años ‘completamente revelado’”, fue la presentación que hizo el ‘host’ de ‘The Dating Show’ de Rodney Alcalá para el público.

Luego de ser el elegido por la participante Cheryl Bradshaw, él obtuvo pases libres para clases de tenis en una reconocida academia y unas entradas a un parque de diversiones.

Bajo la dinámica del ‘reality’, la lógica era que fuera con su cita a esos lugares.

Esas salidas, según contó la propia Bradhsaw años después, nunca se llegaron a concretar.

“Empecé a sentirme mal. Estaba actuando de manera realmente espeluznante. Rechacé su oferta. No quería volver a verlo”, enfatizó.

(Le recomendamos: Le cayó encima alguien que se arrojó de un edificio y ‘vivió’ para contarlo).

En la baraja de preguntas que la protagonista contemplaba, nunca se le pasó por la cabeza preguntarle si era un asesino serial o un abusador de mujeres.

Nadie se esperaba que un hombre con semejante pasado delictivo tuviera ‘vitrina’ en los medios de comunicación y menos aún que se convirtiera en la pareja escogida para una salida de ensueño.

Sobre por qué llegó a hacer parte del reality (y ganar su episodio), miembros de la producción de ‘ABC’ dijeron que no tenían idea de los delitos, que “él era atractivo y todas las mujeres se irían con él, pero tenía un aura extraña que algunos encontraban incómoda”.

Su participación en el show, dijo uno de los antiguos trabajadores, “reflejaba el narcisismo, el ego y la arrogancia de un asesino serial”.

Eso fue, en efecto, lo que comprobó la justicia tan solo meses después de que Alcalá saliera campante del set.

Su exposición mediática en ‘The Dating Show’ habría sido determinante para que no pudiera escapar.

La muerte natural que le ganó a una orden judicial

Rodney Alcalá, el violador y asesino serial que ganó un 'reality' de citas

Rodney llegó a ser condenado en más de tres audiencias judiciales.

Foto:

Prisión Estatal de San Quentin

En 1979, los aterradores detalles del abuso y asesinato de una menor, de 12 años, representaron el punto final de los años de impunidad de Alcalá.

A mediados de 1980 estuvo cerca de ser condenado a muerte por ese delito, pero la medida se anuló. En 1986, ante más pruebas de su conducta, volvió a estar cerca de la pena letal, pero de nuevo se salvó.

Finalmente, tras comprobarse con varios análisis de ADN que fue el responsable de la muerte de otras cuatro mujeres, en 2010 se le ordenó la inyección letal como castigo.

Aunque oficialmente se le condenó por menos de 10 muertes y abusos, investigadores independientes han estimado que sus víctimas podrían ser más de 130 personas.

(Lea también: Historia de dolor y venganza de Jason Vukovich, el ‘cazador de pedófilos’).

Como si le faltaran detalles bizarros a su caso, Alcalá se ‘salvó’ de la pena de muerte tras la suspensión de esa medida en el estado de California, donde fue encarcelado.

El hombre falleció tras las rejas el pasado 24 de julio, con 77 años, en eso que algunas víctimas calificaron como una muestra de la tan citada ‘justicia divina’.

Más noticias

Las gemelas que juraron hablar solo entre ellas hasta que una muriera

Así se salvó joven secuestrada y abusada durante 18 años por un pedófilo

Una pareja se tomó una foto sin sospechar que un rayo les pudo caer encima

Los tres extraños que descubrieron ser idénticos y estar en un experimento

La sorprendente historia de Lalit, el niño con ‘síndrome del hombre lobo’

Tendencias EL TIEMPO





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *