¿Por qué son importantes las elecciones en Chile y Venezuela? – Latinoamérica – Internacional

¿Por qué son importantes las elecciones en Chile y Venezuela? – Latinoamérica – Internacional



Este domingo, 21 de noviembre, hay dos elecciones en América Latina cuya trascendencia son vitales para cada uno de los países en las que se desarrollan.

(Le puede interesar: Dossier Venezuela: Análisis geopolítico de las elecciones)

Por un lado, en Venezuela hay elecciones regionales y municipales, en las que se definirán el mapa político del país para los próximos cuatro años.

(Lea aquí: ¿Qué viene para Piñera tras rechazo de su destitución en Chile?)

En cuanto a Chile, se elige al presidente del país y se renueva buena parte del Legislativo. El mandatario de los chilenos tendrá el enorme reto de dirigir a un país convulsionado desde el estallido social de 2019.

Hay mucho en juego tanto en Venezuela como en Chile.

Le explicamos los principales datos de esta inédita doble elección en la región.

Chile plebiscito

Este domingo, hay elecciones Legislativas y presidenciales en Chile.

Foto:

Alberto Valdés. EFE

Venezuela: la oposición busca arrebatarles algunos cargos al chavismo

En total están en juego 3.082 cargos, divididos en 23 gobernadores, 335 alcaldes, 253 diputados regionales y 2.471 concejales. Para ello, unos 21 millones de ciudadanos están citado a las urnas.

Estas elecciones, como se mencionó, dibujarán el mapa político del país en todas las regiones. Este año, y después de 15 años de ausencia, la Unión Europea desplegó una misión de observación electoral para acompañar los comicios.

Ojalá aumente la intención de voto. Si la participación ronda el 55 por ciento la oposición puede ganar más espacios, si es menos, el chavismo arrasa

La oposición, aunque dividida y no muy coordinada, decidió participar con algunos candidatos en las votaciones. Sin embargo, analistas consultados por EL TIEMPO prevén que la participación estará alrededor del 50 por ciento, lo cual directamente beneficiará al chavismo.

“Ojalá aumente la intención de voto. Si la participación ronda el 55 por ciento la oposición puede ganar más espacios, si es menos, el chavismo arrasa”, asegura el politólogo Rafael Curvelo.

Sin embargo, estas elecciones también pueden ser la puerta para nuevos acuerdos entre la oposición y el chavismo.

“No se sabe si serán justas, libres, transparentes y verificables”, dijo a la AFP el analista Oswaldo Ramírez, director de la firma ORC, aunque considera que hay mejores “condiciones” para ello. El poder de Maduro no está en riesgo. El chavismo gobernante debe ganar la gran mayoría de los cargos.

(Le puede interesar: Baja participación en elecciones de Venezuela daría victoria al chavismo)

Elecciones en Venezuela

El candidato a la alcaldía del Municipio Chacao de Caracas, Gustavo Duque, participa en el cierre de campaña.

Foto:

EFE/ Miguel Gutiérrez

Chile: un presidente que calme las tensas aguas sociopolíticas

Aunque también se elige a toda la Cámara de Diputados y buena parte del Senado, las elecciones más trascendentales de este domingo en Chile son las de presidente.

Desde 2019, el país vivió un estallido social que derivó en un plebiscito que, tras ser aprobado en octubre de 2020, decidió escribir una nueva Constitución.

La ciudadanía votó en mayo de este año por una Convención que actualmente redacta esa carta magna.

Gabriel Boric

El candidato por el Frente Amplio, Gabriel Boric, participa en un debate presidencial en la Casa Central de la Universidad de Chile, el 1 de noviembre de 2021 en Santiago (Chile).

Foto:

EFE/ Alberto Valdes

Ahora, el reemplazo del actual presidente Sebastián Piñera, quien debe abandonar el cargo en marzo, deberá tomar las riendas de un país que transita por estos trascendentales procesos de cambios enmarcados por las crisis sanitaria y económica provocadas por la pandemia del coronavirus.

Lo interesante de estas elecciones es que los más opcionados a pasar a segunda vuelta son dos candidatos antagónicos que representan dos visiones muy diferentes de país.

Por un lado, Gabriel Boric, un joven candidato de 35 años, propone un cambio radical en Chile.

El reemplazo del actual presidente Sebastián Piñera, quien debe abandonar el cargo en marzo, deberá tomar las riendas de un país que transita trascendentales procesos de cambio

“Un Estado del bienestar para que todos tengan los mismos derechos, sin importar cuánta plata tienen en la billetera”, señaló Boric en entrevista con la AFP, y apuntó a “garantizar derechos sociales universales”.

Boris, a quien la derecha tacha como un candidato de “extrema izquierda” propone un revolcón institucional para un país que ha sido modelo de estabilidad económica y social durante los últimos años en la región.

(En otras noticias: Así se convirtió el desierto de Atacama en un basurero gigante)

Jose Antonio Kast

José Antonio Kast, candidato a la presidencia de Chile.

Foto:

EFE/CHRISTIAN IGLESIAS /ARCHIVO

Los detractores de Boric reprochan su inexperiencia, su alianza con el Partido Comunista, su falta de título universitario pese a haber terminado la Escuela de Derecho y también sus cambios de posturas.

Sus rivales por la presidencia rescataron tuits de Boric saludando a Nicolás Maduro como nuevo mandatario en Venezuela tras la muerte de Hugo Chávez en marzo de 2013, pero en la campaña el candidato ha condenado a ese régimen.

En la otra orilla está Juan Antonio Kast, de 55 años. Del Partido Republicano, también es favorito al balotaje. Kast, no obstante, apuesta por mantener el modelo ultraliberal que se ha impuesto durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973 – 1990).

Ese modelo, precisamente, fue lo que provocó el estallido de 2019, en el que los chilenos exigían más inversión en programas sociales.

Su programa pretende darle al mercado más libertad de acción y reducir en lo posible la participación del Estado en la economía.

También reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA.) del 19% al 17%, y aumentar la oferta de empleo para mayores de 60 años y “postergar su retiro”.

Los adversarios políticos de Kast lo califican de ultraderechista y de estar en sintonía con líderes como Jair Bolsonaro, Donald Trump y el partido Vox, de España.

En la recta final de la campaña, su pinochetismo asumido sin complejos volvió a ponerlo en aprietos en una sociedad chilena más sensible sobre este periodo oscuro de su historia.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Más noticias



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *