Pensiones | recomendaciones de reforma de Misión de Empleo – Sectores – Economía

Pensiones | recomendaciones de reforma de Misión de Empleo – Sectores – Economía




Luego de un trabajo de más de un año y varios talleres y encuentros con expertos y representantes de diferentes sectores, la Misión de Empleo convocada por el Gobierno presentó este miércoles sus recomendaciones para una reforma de fondo que, de acogerse, pasaría por la seguridad social, las pensiones y normas laborales.

(Además: Empleados que atienden al público deberán estar vacunados)

La misión fue convocada por el Ministerio del Trabajo y el Departamento Nacional de Planeación, y dirigida por los expertos Santiago Levy y Darío Maldonado. Su tarea fue estudiar la problemática del mercado laboral y hacer recomendaciones para mejorar su funcionamiento.

La misión planteó una pensión mínima universal para todos los mayores, y una pensión complementaria para quienes hayan hecho aportes.

La línea de generación de empleo es más por la formación con pertinencia y con calidad

Plantea que los aportes de solidaridad vengan de impuestos y no de aportes sobre la nómina.

Así mismo, que se usen más recursos de las cajas de compensación para un seguro de desempleo, y que las cesantías solo se destinen para el retiro de la empresa por cualquier motivo.

(Le sugerimos: Estos son los malos hábitos por los que nunca termina de pagar sus deudas)

También, que no se use el salario mínimo como umbral para las pensiones ni para los aportes de los independientes. Y que los ajustes de ese salario se vinculen temporalmente a la inflación, así como adecuar esa remuneración a las particularidades del trabajo rural.

Igualmente, explorar modalidades para que el salario mínimo no entorpezca el trabajo de los jóvenes.

En su presentación, Levy también destacó la importancia de fortalecer las instituciones de fiscalización y vigilancia laboral.

La misión señala, además, que será necesario reorganizar las instituciones de capacitación y formación de recursos humanos para asegurar una fuerza de trabajo más atractiva para el sector productivo.

Se requieren cambios legislativos que pueden llevarse a cabo por distintas rutas

Sobre este punto, Mauricio Olivera, director de Econometría Consultores y expresidente de Colpensiones, dice que “un empresario no contrata a un trabajador porque sea barato, lo contrata porque le sirve, porque tiene las competencias adecuadas. La línea de generación de empleo es más por la formación con pertinencia y con calidad”.

Según Levy, estas son algunas sugerencias que le permitirían a Colombia crear un plan estratégico para mejorar las condiciones laborales existentes en el país.

Con propuestas como estas se apunta a que las empresas generen empleos más productivos y mejor remunerados. Así mismo, las reformas no pueden ser aisladas, aun cuando las mismas no se lleven a cabo al mismo tiempo, subraya Levy. “Se requieren cambios legislativos que pueden llevarse a cabo por distintas rutas, siempre y cuando se mantenga la consistencia global”, precisó el experto.

El ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, coincidió en la importancia de adelantar esas reformas urgentes, pero no de manera aislada, sino como un todo, lo cual es clave sobre todo si se quiere reducir la alta informalidad laboral.

(Puede leer también: Crédito de vivienda: estos son los requisitos para obtener su casa propia)

Para la directora del DNP, Alejandra Botero, el panorama laboral que dejó la pandemia en el país es bastante preocupante, pero confía en que pronto la dinámica que registra la economía colombiana, una de las más significativas de Latinoamérica y del mundo, se comience a reflejar en un descenso en las tasas de desempleo.

La funcionaria dijo que, en ese sentido, son claves las conclusiones de la Misión para cumplir los retos que el país se ha trazado en este frente en los próximos años, como reducir la tasa de desempleo, en lo que será esencial el crecimiento de la economía y la productividad; reducir las brechas de género e incluir a los jóvenes, entre otros.

Mercado laboral ineficiente y complejo

El mercado laboral colombiano está muy mal. Tiene una protección social ineficiente, un empleo precario para las personas y ofrece pocas oportunidades para que estas mejoren sus condiciones laborales, lo cual, a su vez, castiga el crecimiento económico y la productividad, por lo cual no es de extrañar que el desempleo en Colombia sea de los más altos de Latinoamérica, señaló Santiago Levy, jefe de la Misión, durante la presentación de sus resultados.

Al comentar el diagnóstico, el director de Econometría Consultores, Mauricio Olivera, dijo que “Levy ha estado en varios países de América Latina y en unos países encuentra unos problemas, en otros países, otros problemas, y nosotros tenemos casi todos”.

Según Levy, además de no funcionar bien, el mercado laboral es bastante complejo. En palabras de Olivera, van 30 años haciendo reformas muy parciales “que no han servido mucho y lo que se necesita es una visión integral”.

Por eso, para la Misión, no es posible pensar en una sola reforma, sino en un proceso de reformas que depende de consensos políticos, consideraciones fiscales y otros factores. Ángel Custodio Cabrera, ministro del Trabajo, dijo que lo que sigue es que el Gobierno se siente con la academia, las centrales obreras, la Mesa de Concertación Laboral y los distintos gremios de la producción.

Las recomendaciones propuestas

Pensiones

Tanto quienes trabajaron antes del retiro como los que no deberían recibir una pensión mínima financiada con impuestos.

Quienes trabajan y contribuyen tendrían derecho a una pensión que refleje su aporte, con independencia de si trabajaron más o menos años, más la pensión universal.
Ese régimen complementario puede ser operado a través de un fondo común o de cuentas individuales.

Este régimen no estaría subsidiado, con excepción del apoyo a trabajadores de bajos ingresos para que puedan contribuir. Y se haría mediante una sobretasa al impuesto sobre la renta personal a personas en edad de trabajar.

Protección social

Se propone que los programas de protección social relacionados con riesgos inherentes a la relación de dependencia entre empresas y trabajadores los financien las empresas. Los que no, como programas de salud o pensiones, por otras fuentes.

La solidaridad debería llevarse a cabo a través de impuestos y no de contribuciones mediante la nómina.

Expandir los derechos de salud y pensiones a todos los trabajadores, sin importar su forma de ocupación.

Financiar la salud completamente mediante impuestos generales.

Trabajadores cesantes

Se plantea un seguro de desempleo de mayor cobertura y generosidad que el Mecanismo de Protección al Cesante, que otorgue ingresos por un tiempo determinado y cubra en ese periodo las contribuciones para los seguros de invalidez y muerte, y para su pensión complementaria.

Destinar las cesantías solo para tener más recursos cuando el trabajador se separa de la empresa por cualquier motivo.

Compensaciones de entre uno y dos meses de salario para salida del trabajo por causas justas. Se plantea incluir los choques de demanda y los cambios tecnológicos dentro de esas causas. Las indemnizaciones por despidos sin justa causa se mantendrían como ahora.

Salario mínimo

La universalidad de la protección social eliminaría la necesidad de usar el salario mínimo como umbral para las pensiones de retiro o para las contribuciones de los independientes a la seguridad social.

La Misión propone que durante algunos años en los que se transite hacia un sistema de protección social más universal, el aumento anual del salario mínimo se indexe a la inflación observada.

Adecuar la forma de funcionamiento del salario mínimo a las particularidades del trabajo rural y explorar modalidades para evitar que se convierta en un impedimento para que los jóvenes obtengan empleos.

Cajas de compensación

Distinguir entre las actividades de las cajas de compensación asociadas a la relación de dependencia entre empresas y trabajadores, y que por tanto deben ser financiadas por una contribución asociada a esa relación, y las de aquellas que no lo están y deben ser financiadas de otra fuente.

Las actividades de las cajas, ajenas a la relación empresa-trabajador, se deben financiar de la tributación general o, en algunos casos, con tarifas por prestación de servicios. Una proporción sustancialmente mayor de los recursos que hoy se canalizan a las cajas a través de contribuciones de empresas y trabajadores se debería destinar a un seguro de desempleo que remplace al Mecanismo de Protección al Cesante.

Formación laboral

Fortalecer los vínculos entre las políticas de búsqueda y colocación, por un lado, y el seguro de desempleo propuesto, por el otro.

Mejoras en las políticas de intermediación y capacitación, como esquemas de financiamiento por resultados.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *