Miguel Uribe Turbay en entrevista con María Isabel Rueda | Elecciones 2022 – Partidos Políticos – Política

Miguel Uribe Turbay en entrevista con María Isabel Rueda | Elecciones 2022 – Partidos Políticos – Política




El exsecretario de Gobierno de Peñalosa, Miguel Uribe, dice estar preparado para encabezar la lista del Centro Democrático al Senado, aunque la posibilidad se ha venido desinflando. Pero él tiene listo su programa en el que la seguridad de la ciudad será prioritaria. Dice que el POT de Claudia López es un espejo de su soberbia, y que el mayor peligro democrático se llama Gustavo Petro.

(En otras noticias: ‘Protejamos esta democracia’, el mensaje de Uribe a los jóvenes uribistas).

¿Por qué tomar este semestre sabático en plena campaña electoral, cuando usted es uno de los que seguramente buscará asegurarse una curul en el Congreso?

Hago una maestría en Administración Pública en Harvard, fundamental para seguir preparándome en mi carrera profesional frente a los retos de administración pública. Pero también frente a los desafíos que hoy tiene Colombia desde el sector público. Ha sido además un año fantástico al lado de mi familia, de crecimiento personal y académico. Pero no he dejado de pensar un solo segundo en Bogotá y en Colombia, y en las oportunidades que tenemos para salir adelante.

Usted tiene una familia muy bonita: está casado con una esposa separada, que tiene tres hijos, pero además con ella tiene un hijo propio de un año…

Se llama Alejandro. María Claudia, sus tres hijas y mi hijo son mi familia, mi mayor motivación para hacer política en Colombia, para creer en mi país y para hacer las cosas bien.

Usted conoce a Bogotá, fue Secretario de Gobierno de Enrique Peñalosa, además de concejal muchos años y muy pilo. Hay dos temas que nos tienen a los bogotanos súper preocupados. Uno, el Plan de Ordenamiento Territorial, POT. ¿Por qué tiene tantos enemigos?

Es uno de los temas a los que yo le he dedicado bastante atención. Fui ponente del POT de Petro.

Nosotros le recibimos la alcaldía a Gustavo Petro y en ese orden de ideas tuvimos que corregir todos los males y los daños que hizo

Que no pasó…

Porque desbordaba las competencias legales y era completamente inconveniente. Se aprobó una ponencia negativa contra la propuesta del alcalde Petro. Lo derrotamos.

El de Peñalosa tampoco pasó…

Era un POT realmente estructurado, que pensaba a largo plazo en la ciudad, y contemplaba los proyectos que Bogotá ha venido considerando los últimos cincuenta años. Era un POT que construía sobre lo construido. Desafortunadamente, Claudia López, cuando fue elegida alcaldesa, tenía la capacidad de impresionar a los concejales de aquel entonces, para que no votaran el POT, permitiéndole a ella influenciar la nueva norma urbana para hacer política.

Eso es lo que estamos viviendo hoy. Buena parte de su campaña a la alcaldía la hizo contra ese POT con mentiras, diciendo que era inconveniente para los ciudadanos. Presionó para que no se aprobara. Y prometió que el suyo estaría listo para diciembre del 2020. Estamos llegando a diciembre del 21 y no está listo.

(Le sugerimos: ‘La idea es alejar el país de esa discusión de los extremos’).

¿Cuál es el costo de no tener un POT actualizado en Bogotá?

Que es un obstáculo para las obras de infraestructura, para el crecimiento económico y para el desarrollo social.

¿Y la alcaldesa cambió mucho lo que había presentado Peñalosa?

Entrando en materia, este plan de ordenamiento busca comenzar de cero la ciudad, no solamente por su incapacidad y su inexperiencia, sino por su soberbia e interés de hacer política. Pretende desconocer los avances de planeación urbanística de la ciudad. Este plan de ordenamiento es un borrón y cuenta nueva, desconoce sesenta años de planeamiento en la ciudad, no construye sobre lo construido. Y, particularmente, frena muchas de las obras que dejamos en la administración pasada. Más de 2.500 quedaron andando, y muchas de ellas están básicamente detenidas, o suspendidas, por cuenta de este nuevo POT.

¿Con su instinto político, cree que va a lograr pasar en este Concejo?

Claudia López ha construido unas mayorías allá y es posible que pase. Sin embargo, confío en que los concejales de Bogotá tomen una decisión sensata, con base en la evidencia, en las preocupaciones ciudadanas, y no con base en las presiones de la alcaldía. Y un tema adicional: este POT, de un plumazo, borra la vía más importante de la ciudad, que se había planeado hace setenta años, que es la ALO. A los más pobres de la ciudad los segrega y excluye. Y a las personas de mayores ingresos las empuja para que se vayan a vivir a otros municipios.

¿No hay una coincidencia entre el freno que le puso Petro a la ALO y el que le pone ahora Claudia López?

Claudia y Petro tienen muchas coincidencias. La primera es que, deliberadamente, están frenando la construcción de la avenida más importante de la ciudad, la ALO, que es fundamental para 5 millones de bogotanos en el occidente de la ciudad. Pero, además, tienen una segunda coincidencia muy preocupante, con el efecto concreto en las personas más vulnerables, y es que están paralizando la construcción de vivienda nueva. Es decir, Petro llevó a su mínima expresión la construcción de vivienda en Bogotá, tanto de la nueva como la de renovación. Y Claudia está a punto de hacer lo mismo, e incluso en un nivel mucho más grave para la ciudad, porque va a ser casi que irreparable, sacando a los más pobres y vulnerables de la ciudad, porque va a incrementar los precios de la vivienda de una manera desorbitante. Pero la gente de mayores ingresos tampoco tendrá donde vivir en la ciudad, se está yendo a otros municipios, allí pagarán sus impuestos, pero además harán más trayectos en carro, empeorando el calentamiento global. Es decir, en eso son completamente iguales Claudia López y Gustavo Petro.

Ahora hablemos de política electoral. Usted llegó a sonar como cabeza de la lista del Senado por el Centro Democrático, pero no lo volvieron a mencionar. ¿Será que lo descabezaron?

He tomado la decisión de aspirar al Senado por el Centro Democrático, gracias a una invitación del presidente Uribe. Yo quisiera ser la cabeza de lista, pero es una decisión que depende exclusivamente del expresidente y será él quien la anuncie.

(No se pierda: ‘Verdes’ son ‘clave para consolidar el centro político’: Alejandro Gaviria).

Me sonó como a que está resignado…

Tengo plena convicción de que hay mucho por hacer para defender nuestro país, en el marco del riesgo que hoy tiene, frente a sus instituciones, su democracia y los valores democráticos que defiendo.

Habla de riesgos para el país. ¿Cuál sería para usted el mayor?

Que Gustavo Petro llegue a la Presidencia.

¿Por qué?

Conozco muy bien a Gustavo Petro porque yo fui concejal cuando él fue alcalde. Encabecé la oposición en su contra. Y a pesar de las presiones de la administración en aquel entonces, me mantuve firme, y con argumentos, demostré el mal gobierno de Petro en la alcaldía. Conozco, además, de sus posiciones abiertamente sectarias, en contra del sector privado, y sus propuestas populistas e irresponsables, como imprimir billetes. Conozco al detalle la incapacidad administrativa de Gustavo Petro. Acabó con Bogotá desde el punto de vista administrativo, financiero, y paralizó la transformación física en infraestructura, tanto social y pública de Bogotá.

Este plan de ordenamiento es un borrón y cuenta nueva, desconoce sesenta años de planeamiento en la ciudad, no construye sobre lo construido

¿Cómo así que Petro acabó con Bogotá?

Nosotros le recibimos la alcaldía a Gustavo Petro y en ese orden de ideas tuvimos que corregir todos los males y los daños que hizo. Petro venía de denunciar la nómina paralela de Samuel Moreno -cerca de 25 .000 contratistas- y él nos la entregó en 50.000. Gustavo Petro utilizó las entidades del distrito para hacer politiquería, para cooptar a las personas y obligarlas a hacer política electoral. Petro dejó a la ciudad embarcada en un déficit gigantesco, con las obras paralizadas. Por ejemplo, las de valorización, con un déficit de 1.1 billones de pesos. Capital Salud desfinanciada en más de 380 mil millones de pesos. El acueducto con multas de más de 200 mil millones. Y la irresponsabilidad tarifaria en Transmilenio le costó al Distrito más de 2 billones de pesos. Eso, por dar algunas de las cifras. Petro no hizo una sola obra importante en su mandato y, básicamente, lo que representó su gobierno fueron unas posiciones sectarias, promoviendo el resentimiento social, la lucha de clases, y dejando en un completo abandono a los ciudadanos frente a la inseguridad. Muy parecido a lo que está haciendo Claudia López. Entre ambos, abandonaron a los ciudadanos a merced de los delincuentes.

(Lea también: Distrito destinará solo el 2,1 % del presupuesto de 2022 para la seguridad).

Si al expresidente Uribe le suena la campanita y resuelve ponerlo a usted a encabezar su lista al Senado, tendría que venirse preparado con un potente plan para recuperar la seguridad de la ciudad. ¿Ya lo tiene diseñado?

La inseguridad en las ciudades, particularmente en las capitales, está disparada. Fíjese que la alcaldesa López está aumentando el presupuesto en un 20 por ciento, y sólo en 2.1 por ciento el de seguridad, demostración clara de que eso no le interesa. A los alcaldes de Bogotá, Medellín y Cali les quedó grande la seguridad. En el caso de Bogotá, la incapacidad y el desconocimiento de Claudia López, ha dejado a los bogotanos a merced de los delincuentes, y eso lo que implica es que tenemos desde el Congreso que presionar para que la seguridad ciudadana sea un tema fundamental. Con el propósito, uno, de garantizar la libertad y el desarrollo económico de los ciudadanos, y la posibilidad de llegar con inversión social a todos los territorios. La seguridad es el mejor camino para garantizar que Colombia recupere el rumbo que tenía hace unos años, y que básicamente le ofrezca a los ciudadanos mayor bienestar. Como Secretario de Gobierno, tuve a cargo parte de la seguridad de Bogotá, y básicamente comprendo la necesidad de impulsar reformas en materia de justicia para que no haya impunidad, sino mayor eficiencia. Reformas que mejoren el trabajo en equipo entre las alcaldías, la Rama Ejecutiva y la Policía. Desafortunadamente los alcaldes, como lo hemos visto en el caso de Bogotá, se lavan las manos ante los errores, y van responsabilizando al Gobierno Nacional, a la Policía, e incluso a los migrantes, como hizo Claudia, y no asumen la responsabilidad que les compete constitucional y moralmente.

¿Cuál va a ser su lema de campaña? ¿Por qué tenemos que buscar a Miguel Uribe en la lista para Senado del Centro Democrático?

Ofrezco a los colombianos transparencia, experiencia y resultados, porque yo sé cómo se enfrenta a Gustavo Petro: ya lo hice en Bogotá. Yo sé lo que hay que hacer para contener el riesgo de caer en un gobierno populista y demagogo.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *