«Me parece injusto que no nos hayan preguntado a los comerciantes si queríamos o no árbol»

«Me parece injusto que no nos hayan preguntado a los comerciantes si queríamos o no árbol»



Una comerciante de Murcia atiende a una clienta, este miércoles. / NACHO GARCÍA / AGM | VERABRIL

El pequeño comercio del entorno de la plaza Circular puede entender las razones del Ayuntamiento de Murcia para no ponerlo, pero creen que va a perjudicar a sus negocios

Pilar Benito

La plaza Circular, para muchos la Redonda, no acogerá este año el gran árbol de Navidad. Los vecinos y comerciantes del entorno de la plaza asimilan este anuncio con disparidad de opiniones, más negativas entre los pequeños empresarios, pero todos esperan que este emblemático espacio, para muchos ‘la entrada’ a la ciudad, no se quede «vacío» de ambiente navideño. Alicia es la dependienta de una tienda de zapatos en plena plaza Circular desde hace años, además de vecina del barrio. «Me parece triste y no entiendo que no se ponga el árbol por razones de seguridad, porque se pueden tomar medidas» para evitar aglomeraciones y que crezcan los contagios por la Covid. Es un elemento, apunta, que le da «mucha alegría a la calle y anima a la gente a quedarse por aquí y no irse a los centros comerciales, que es lo que nos dicen a todas horas que quieren potenciar».

«Yo creo que son motivos políticos y me parece injusto que no nos pregunten a la gente, a los vecinos, antes de tomar las decisiones», concluye.

Unos metros más allá, José Manuel, responsable de una tienda de ortopedia que lleva 7 años en la plaza, apunta que «no nos viene bien, pues su presencia favorece que haya más ambiente y, por tanto, más gente paseando por esta zona», si bien puede entender que finalmente no se instale por motivos de seguridad frente a la pandemia. «Si fuera realmente así, pues vale».

Margarita lleva seis años trabajando en la plaza, y desde que el abeto se puso la primera vez, hace cinco años, dice que «ha sido un importante reclamo» para esta zona. No «ve» la razón esgrimida desde el Ayuntamiento para no colocarlo, pues considera que «tenemos que aprender a vivir con la pandemia». Aunque reconoce que ya es tarde, sigue apostando por el árbol.

Joanna, detrás de un kiosco de prensa colindante con el Paseo de Alfonso X, explica que las ventas han bajado muchísimo por culpa de la crisis sanitaria y «teníamos muchas esperanzas en estas fechas para recuperarnos». Si no hay árbol, «va a ser frustrante», pero espera que haya alternativas en la plaza que permitan atraer a los ciudadanos y visitantes. «Creo que algo se podrá hacer, igual que se va a instalar la Feria de Artesanía en el Paseo».

Ya en la avenida de la Constitución, Ainhoa trabaja en una tienda de ropa. «La afluencia de gente, en el tema paseo, lo vamos a notar, y nos puede afectar» en el negocio. Considera que, pese a la Covid, se podría haber instalado aunque «controlando el aforo». «Hay medios suficientes, y muchos estamos vacunados».

En cuanto a la decoración navideña y a la instalación de mayor o menor cantidad de luces en las calles, Ainhoa subraya que es un tema que «está siempre sujeto a polémica por lo que supone de gasto, que podría destinarse a otras cosas, y puedo llegar a entender que se recorte». Sin embargo, «hay que buscar un equilibrio, pues si la ciudad no está engalanada o bonita, la gente puede optar por irse a otro sitio, como a los centros comerciales».

Ana trabaja de camarera desde hace un par de meses en el chiringuito de la plaza Circular. «Nos va a afectar muy negativamente; nosotros estábamos preparados para atender a toda la clientela que atraía el árbol, con comidas y cenas; ahora no va a pasar tanta gente». La esperanza es que el Ayuntamiento no deje este espacio olvidado, y sigan celebrándose en la Redonda algunos de los actos navideños que se hayan programado.

Evitar aglomeraciones

Manuel es vecino de Murcia. «Yo creo que, debido a la pandemia y a cómo están los casos, se deben evitar aglomeraciones del tipo que sea y en cualquier sitio». Y añade que aunque la plaza sea un espacio grande y al aire libre, el reclamo de árbol terminaría «juntando a mucha gente y podrían crecer los contagios».

Para Marta, una joven que está preparándose oposiciones, se puede entender la decisión desde el punto de vista de la pandemia si va a haber alternativas al árbol. «Pero si no se prepara nada, ni luces, ni nada, se queda soso, y se pierde vida; la excusa era salir a pasear para ver el árbol, tomar algo, y tal vez hacer alguna compra».

Rosa e Isidro, padre e hija, pasean habitualmente por el centro de Murcia. De regreso a casa, Rosa comenta que si la decisión «es por ahorrar, lo veo bien, aunque va a ser una pena por los niños, los nietos, que esperan con ilusión el árbol… Pero otra vez será». De todas formas, apunta, «el espíritu navideño lo debemos llevar dentro, independientemente de si hay más o menos luces en la ciudad». Isidro es más crítico y considera que «el centro es el centro y que los vecinos de las pedanías y otros barrios vienen a verlo aquí», por lo que hay que centrar las decoraciones en la ciudad.

Luis Miguel, delante de un café, lo tiene claro: «Es una pura lástima, porque hay dinero para otras cosas» y los dirigentes políticos actuales, «no se dignan a poner a Murcia bella, como en otras ocasiones, con luces y el encendido de árbol de Navidad».

El incremento de los casos de la Covid, razón esgrimida por el Ayuntamiento, «puedo entenderlo, pero otras ciudades han decidido seguir adelante, por lo que, insisto en que no lo han querido poner», concluye Luis Miguel.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *