los secretos del casi siglo de vida de Betty White

los secretos del casi siglo de vida de Betty White



Madrid
Actualizado:

Guardar

Era la mayor de ‘Las chicas de oro’, la campesina de la popular comedia de situación de la NBC en la que compartió chalet con Beatrice Arthur, Rue McClanahan y Estelle Getty, y también su única superviviente.


Actriz de vocación inquebrantable, Betty White
siguió trabajando hasta el final de sus días. Hace apenas una semana promocionaba en su cuenta de Twitter un evento de celebración de su 100 cumpleaños, el próximo 17 de enero, y luchó hasta el final para retomar ‘The pet set’, un programa de mascotas que se paralizó debido a la pandemia. Se fue de noche, antes de que el 2021 acabara y a punto de cumplir una cifra redonda, pero sus siete décadas en activo le han valido la carrera televisiva más larga de la historia y un hueco en el ‘Libro Guinness de los récords’.

White debutó como actriz de radio en 1940 y pronto se convirtió en uno de los nombres más representativos del humor en la industria. Conocida también como la «primera dama de los concursos», por sus habituales apariciones en este tipo de programas televisivos, ganó notoriedad cuando se unió en 1974 a la serie ‘The Mary Tyler Moore Show’, donde interpretó a Sue Ann Nivens, una mujer obsesionada con los hombres que se convierte en estrella de un programa de cocina.

Una carrera de récord

En total,
Betty White
ganó siete premios Emmy, uno por ‘Life with Elizabeth’, dos por la comedia de Mary Tyler Moore, otro por ‘Just Men!’, por ‘Las chicas de oro’, en 1986, por ‘The John Larroquette Show’ y, el último, por un capítulo del programa ‘Saturday Night Live’ como mejor estrella invitada, gracias a la iniciativa de un admirador de la actriz que emprendió una campaña para que la estrella cómica participara en el ‘show’ nocturno.


Betty White consiguió,
en total, dos decenas de nominaciones a estos prestigiosos galardones, prueba de que era tan apreciada en la industria como entre el público, que siempre la respaldó. La última candidatura fue por la serie ‘Hot in Cleveland’ (‘Póquer de Reinas’). White empezó en la televisión en la década de los cincuenta, cuando el medio catódico era una aventura incierta, algo prácticamente experimental, y siguió apostando por la pequeña pantalla hasta el final de sus días.

Le sobraban tantas ganas como sonrisas. Es difícil recordarla sin una. Siguió trabajando en numerosas series y películas, como la comedia romántica ‘La proposición’, de Sandra Bullock y Ryan Reynolds, o la cuarta entrega de ‘Toy Story’, en la que prestó su voz. «No me gusta el otro lado», llegó a decir. No cabe duda de que, como hizo en este, conquistará lo que se proponga a base de esos secretos, más o menos recomendables, que le sirvieron para aguantar casi un siglo: correr una milla diaria, hacer crucigramas, beber vodka Martini y comer perritos calientes. Por supuesto, también el humor, que es lo que mejor se le daba a Betty White.

Ver los
comentarios



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *