los grandes fiascos tecnológicos de 2021

los grandes fiascos tecnológicos de 2021



Sin tecnología no somos nada. Y en 2021, después en un 2020 en el que lo de trabajar desde el sofá de salón se convirtió en norma, ha vuelto a queda claro. Casi 365 día después, que al año todavía le falta el último suspiro, seguimos siendo cada vez más dependientes de nuestros dispositivos y de Internet. Además, algunos de los problemas que arrastramos desde entonces, como la escasez de consolas de nueva generación o el creciente número de ciberataques, siguen ahí. Y no tiene pinta de que vayan a desaparecer, al menos, por completo, durante ese 2022 que ya está tocando la puerta. Recogemos algunos de los más importantes.

 de virus que busca secuestrar dispositivos con el fin de conseguir un rescate- han seguido golpeando con fuerza a las empresas e instituciones durante 2021. Entre los casos más sonados del año, encontramos los ‘hackeos’ sufridos por firmas como
Acer
,
Kaseya
o el oleoducto estadounidense
Colonial Pipeline
. Las instituciones españolas, como el Servicio Público de Empleo (
SEPE
) o el
Ministerio Trabajo
también han sufrido sus efectos durante los últimos meses.

El agujero de Internet

Hace unas semanas, la empresa Alibaba compartía el descubrimiento de una de las vulnerabilidades más graves que se han conocido en la historia de Internet. Su nombre es
Log4Shell
, y se calcula que afecta a 3.000 millones de aplicaciones y sitios web en todo el mundo. En concreto, todas aquellas que emplean la biblioteca de registro de código abierto Log4j, desarrollada por Apache Foundation. «Es una vulnerabilidad a la que durante el siglo XXI no nos habíamos enfrentado. Principalmente porque hay un gran número de aplicaciones y tecnologías apoyadas en esta librería», explica a ABC Jorge Chinea, responsable de servicios reactivos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

De acuerdo con la institución y con varias empresas de ciberseguridad consultadas por este diario, el fallo es fácil de explotar y podría permitir al cibercriminal secuestrar una red corporativa o robar información. Actualmente, la mayoría de los cibercriminales están escaneando Internet en busca de víctimas potenciales. Algunos también están utilizándo la vulnerabilidad para el minado de criptomoneda. Ya hay un parche disponible que da solución al problema.

Facebook y su crisis reputacional

2021 no ha sido un año más para Facebook. Ni por asomo. La empresa de Mark Zuckerberg
ahora se llama Meta
, por eso de que las redes sociales ya están asentadas y lo que toca, o eso parece, es romper la pantalla y
crear el metaverso
, en el que todos utilizaremos gafas de Realidad Virtual para viajar, trabajar o ecchar partidas de ajedrez. La tecnológica, además, se ha visto golpeada por uno de los mayores escándalos reputacionales de su historia: la filtración de miles de documentos internos que ponen en duda los trabajos de la firma a la hora de mantener sus plataformas libres de contenido nocivo.

La empresa, debido a la presión de legisladores y científicos, se vio forzada a paralizar su plan de lanzar una versión de Instagram para menores de 13 años. Además, el escrutinio de los legisladores, especialmente en Estados Unidos, ha ido en aumento.

Cuando todo se cae

Las redes sociales, efectivamente, llevan tiempo democratizadas. Y cuando fallan, a quien más quien menos, le afecta. Esto volvió a quedar claro el pasado octubre. En concreto, el 4 de octubre; cuando Facebook, Instagram y WhatsApp
permanecieron caídas durante, aproximadamente, 6 horas
. Tiempo suficiente para que
Twitter se llenase de memes
y para que quedase claro, una vez más, lo dependientes que somos de estas herramientas, que acumulan más de 3.000 millones de usuarios en todo el mundo.

Más corta, de una hora aproximada, fue la
caída de Fastly
el pasado junio, que dejó ‘colgadas’ las páginas de medios como ‘The New York Times’ o de instituciones como el sitio oficial del Gobierno de Reino Unido. ¿La culpa? Un fallo en los servidores de la red de distribución de contenidos (CDN, por sus siglas en inglés).

Radar Covid naufraga

Da igual el número de las olas de Covid-19 que se hayan producido hasta la fecha, Radar Covid, la aplicación de rastreo española del coronavirus, no ha sido capaz de despegar. Ya sea por esa supuesta falta de transparencia acusada por algunos científicos y juristas, o por el desinterés de las comunidades autónomas y Sanidad en apostar por una herramienta que, de acuerdo con muchos expertos,
podría haber marcado una diferencia en la lucha contra la pandemia
.

Hasta la fecha, casi un año y medio después de que la aplicación comenzase a ser testada en La Gomera, acumula cerca de 8 millones de descargas y ha servido para introducir la pírrica cifra de 83.297 casos positivos. Además, la falta de una evaluación de impacto durante su creación, contraria a las directrices de la Unión Europea, terminó desembocando el pasado junio en la
apertura de dos procesos sancionadores
–uno a la Dirección General de Salud Pública y otro al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital– por parte de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

LinkedIn, Sanidad y (otra vez) Facebook

A veces, independientemente de las medidas y del buen hacer del usuario, nuestros datos acaban al aire en Internet. El pasado mes de abril, la firma especializada en delitos cibernéticos Hudson Rock denunció la filtración, por parte de un presunto usuario de un foro de piratería,
de más de 530 millones de cuentas de Facebook
.

A pesar de que la filtración, que fue reportada y solucionada en 2019, no contenía información especialmente sensible, como contraseñas, sí que puso a disposición del cibercrimen datos suficientes del internauta para comenzar a lanzar ataques mucho más dirigidos. Entre ellos, números de teléfono, ID de la cuenta de la red social, correos electrónicos, nombres completos, fechas de nacimiento y ubicaciones. Y lo mismo ocurrió en el mismo mes con los usuarios de la red social orientada al mercado laboral
LinkedIn
.

Meses después, Telemadrid informó sobre una
brecha de seguridad en los portales sanitarios de la Comunidad de Madrid
que dejó al aire información de miles de ciudadanos; entre ella, números de teléfono, de la Seguridad Social y de sus residencias.

Un año sin PS5

Más de un año después de su lanzamiento, consguir una Xbox Series X o una PlayStation 5 sigue siendo, prácticamente,
misión imposible
. Ni Microsoft ni Sony han sido capaces de capear la crisis de componentes, y, de acuerdo con los fabricantes, la escasez de consolas de nueva generación podría proseguir hasta 2023.

Durante 2021 los usuarios han seguido disfrutando de la mayoría de grandes videojuegos que han llegado al mercado. En 2022 la cosa podría cambiar un poco, teniendo en cuenta que, en principio, propuestas como
‘Forspoken’, ‘Avatar Frontiers of Pandora’ o ‘Starfield’ serán exclusivos
de la nueva generación de consolas. Con todo, títulos como ‘Gran Turismo 7‘ o ‘God of War Ragnarok‘ podrán jugarse en PS4.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *