La necesidad de revertir las pérdidas en educación causadas por la pandemia – Educación – Vida

La necesidad de revertir las pérdidas en educación causadas por la pandemia – Educación – Vida




A medida que se acerca el tercer año de la pandemia de covid-19, las aulas permanecen total o parcialmente cerradas para hasta 647 millones de escolares en todo el mundo. Incluso donde las escuelas han reabierto, muchos estudiantes continúan rezagados.

Ahora es abundante y dolorosamente claro que los niños han aprendido menos durante la pandemia. Según estimaciones del Banco Mundial, los cierres de escuelas relacionados con la pandemia podrían aumentar la “pobreza de aprendizaje”, la proporción de niños de 10 años que no pueden leer un texto básico, a alrededor del 70 % en los países de ingresos bajos y medios. Esta pérdida de aprendizaje podría costarle a toda una generación de escolares $ 17 billones en ingresos de por vida.

A medida que la variante ómicron se afianza, más gobiernos pueden verse tentados a cerrar escuelas. Sin la infraestructura en línea para apoyar el aprendizaje, hacerlo prolongaría las pérdidas educativas y negaría a los niños los muchos otros beneficios de la asistencia diaria a la escuela, como la posibilidad de conectarse con compañeros de clase y desarrollar habilidades sociales para el crecimiento personal. Las interacciones con profesores y compañeros son fundamentales para desarrollar las habilidades necesarias para trabajar en colaboración. Ser parte de una clase promueve un sentido de pertenencia y ayuda a desarrollar la autoestima y la empatía.

(Lea también: ‘La pobreza y el bajo rendimiento académico están ligados entre sí’).

A lo largo de la pandemia, los niños marginados son los que más han luchado. Cuando las aulas de todo el mundo reabrieron este otoño, quedó claro que estos niños se habían quedado aún más rezagados que sus compañeros. Antes de la pandemia, la paridad de género en la educación estaba mejorando. Pero el cierre de escuelas colocó a unos diez millones más de niñas en riesgo de matrimonio precoz, lo que prácticamente garantiza el final de su escolarización.

A menos que se invierta esta regresión, la pobreza del aprendizaje y la pérdida de capital humano asociada frenarán a las economías y sociedades durante décadas. Los niños deben tener la oportunidad de recuperar la educación que han perdido. Necesitan acceso a materiales de lectura bien diseñados, oportunidades de aprendizaje digital y sistemas educativos transformados que los ayuden a prepararse para los desafíos futuros. Maestros bien calificados y el uso efectivo de la tecnología son fundamentales para este proceso.

Los niños deben tener
la oportunidad de recuperar la educación que han perdido

Muchos países han desplegado paquetes de estímulo masivos en respuesta a la crisis sanitaria. Pero, a junio de 2021, menos del 3 % de estos fondos se destinó al sector de la educación y la formación. Y la mayoría de estos recursos se gastaron en economías avanzadas.

Para numerosos países de bajos ingresos, los pagos elevados del servicio de la deuda desplazan el gasto social esencial, incluida la educación. La debilidad resultante en las inversiones para apoyar la educación y la formación amenaza con profundizar las disparidades en los resultados del aprendizaje que existían antes de la pandemia. Y aunque reducir la brecha educativa requerirá utilizar los recursos de manera más eficiente, la conclusión es que se necesitan más recursos. Para los países más pobres del mundo, en particular, una aceleración del alivio de la deuda en el contexto del Marco Común del G20 proporcionaría un espacio fiscal para aumentar el apoyo al capital humano.

La inversión en educación debe incluir financiación para tecnología educativa, teniendo en cuenta lo que ha funcionado bien en diferentes contextos alrededor del mundo. Uruguay es uno de los casos de éxito. Durante los últimos diez años, las autoridades uruguayas han invertido en infraestructura, contenido digital y capacidad docente, dejando al país mejor preparado para cambiar a la educación en línea cuando las aulas cerraron.

(Le puede interesar: El BID y la OEI apuestan por digitalizar la educación en América Latina).

Asimismo, antes de la pandemia, el estado indio de Gujarat, apostando por el análisis de big data y el aprendizaje automático, estableció centros de apoyo digital de última generación para las escuelas. Cuando estas cerraron, Gujarat pudo responder rápidamente distribuyendo material de forma digital y personalizando la educación remota al nivel de aprendizaje de cada alumno. Y en Kenia, todos los niños, incluidos los que tienen discapacidades, pueden acceder a libros de texto digitales inclusivos y especialmente diseñados.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Grupo del Banco Mundial están trabajando juntos para garantizar que todos los sistemas educativos utilicen la tecnología de manera eficaz para cerrar brechas y ayudar a revertir las pérdidas de aprendizaje. Integrar el uso de la tecnología dentro de una estrategia general para acabar con la pobreza de aprendizaje puede ayudar a mejorar las habilidades fundamentales, aumentar el tiempo de instrucción y hacer el uso más eficiente de los recursos. Esto es particularmente crítico en los países de bajos ingresos, donde la tecnología les puede brindar a los maestros el apoyo que necesitan rápidamente.

(Le recomendamos: Los mejores colegios del país en las pruebas Saber 11).

El acceso digital puede servir como un gran ecualizador. Los recursos deben invertirse sabiamente, teniendo en cuenta la infraestructura eléctrica de los países, la conectividad a internet, los dispositivos habilitados digitalmente para los estudiantes más desfavorecidos y la capacidad de gestión e implementación de datos.

Sin un proceso cuidadosamente considerado para aumentar el uso de la tecnología, las buenas intenciones y las políticas bien diseñadas no lograrán la recuperación y aceleración del aprendizaje que necesitan los países en desarrollo.

El acceso a una educación de calidad era desigual antes de la pandemia, y ahora lo es aún más. Al invertir en el aprendizaje de la recuperación y al usar la tecnología de manera inteligente, es posible utilizar la experiencia de la pandemia como un catalizador para mejorar la educación de todos los niños.

HENRIETTA H. FORE (*) Y DAVID MALPASS (**)
© PROJECT SYNDICATE
WASHINGTON

(*) Directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).
(**) Presidente del Grupo del Banco Mundial.

Más noticias A fondo

 Gobierno finaliza con un balance de 235 colegios entre nuevos y ampliados

– Forbes: estas son las mejores carreras universitarias para estudiar en 2022

– El papa critica la reducción de inversión en educación y la subida en armas



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *