Esta respuesta defensiva del corazón podría limitar el daño tras un infarto

Esta respuesta defensiva del corazón podría limitar el daño tras un infarto



Madrid
Actualizado:

Guardar

Científicos del
Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang

(Australia)
han descubierto una importante respuesta protectora en el corazón que podría limitar el daño causado después de un ataque cardíaco.

La nueva investigación, publicada en la revista «
Cell Stem Cell
», ha identificado que esta respuesta reactiva puede prevenir algunas de las cicatrices excesivas, o fibrosis cardíaca, que se producen debido a la falta de oxígeno.

Según su autor principal, Richard Harvey, este estudio proporciona un nuevo ángulo sobre lo que les ocurre a las células del corazón después de un ataque cardíaco.

«Nuestras vías genéticas detectan la falta de oxígeno, o hipoxia, después de un ataque cardíaco y generan una respuesta protectora -explica- Si se bloquea la respuesta protectora, las sustancias químicas reactivas llamadas oxidantes se acumulan en las células del corazón, incluidas las células musculares que laten».

El estudio ha demostrado que los oxidantes también se acumulan en los fibroblastos del corazón, «un tipo importante de célula cardíaca que desempeña un papel esencial en la curación del corazón después de un ataque cardíaco», explica Harvey.

Asimismo, revela que la acumulación de oxidantes hace que los fibroblastos cardíacos aumenten su número y que demasiados fibroblastos provoquen una cicatrización excesiva. Este tejido cicatricial grueso puede limitar la capacidad del corazón para funcionar de manera eficiente y puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca, así como muerte cardíaca súbita.

Este tejido cicatricial grueso puede limitar la capacidad del corazón para funcionar de manera eficiente y puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca, así como muerte cardíaca súbita.

Los ataques cardíacos son una de las principales causa de muerte en todo el mundo y hay pocos medicamentos disponibles en la actualidad para prevenir o reparar eficazmente el daño de las cicatrices que puede ocurrir después de tal evento.

Vaibhao Janbandhu, también del
Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang
, espera que los hallazgos alienten la producción de terapias para hacer precisamente eso. «Con suerte, lo que hemos descubierto conducirá a la búsqueda de antioxidantes sintéticos que puedan apuntar específicamente a diferentes tipos de células en el corazón después de un ataque cardíaco, incluidos los fibroblastos, para limitar e incluso reparar parte del daño».

Este estudio, añade, indica que se requiere una generación «completamente nueva de medicamentos, antioxidantes, que se pueden adaptar a las respuestas de células particulares».

Además, como concluye Janbandhu, «la fibrosis no solo afecta al corazón, sino que también se observa en otras lesiones y enfermedades, por lo que es de esperar que este trabajo eventualmente se pueda traducir para ayudar a otras afecciones también».

Ver los
comentarios



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *