El viaje en tren más largo del mundo

El viaje en tren más largo del mundo



Un trazado de Portugal a Singapur se convierte en el viaje en tren más largo del mundo: nada menos que 18.755 kilómetros. Es el doble del recorrido del mítico Transiberiano. Solo falta esperar a que todas las etapas estén disponibles, porque ahora mismo la pandemia del coronavirus ha cerrado algunos puntos de las fronteras. El itinerario sigue ahí, presto a recibir pasajeros con afán de aventura y de nuevas emociones cuando sea posible.

Ha sido la apertura reciente de un tramo en Laos lo que permite alargar un recorrido que antes terminaba en Vietnam. Subirse a bordo significa estar preparado para atravesar 10 países a lo largo de 21 días.

 Portugal. A 91 kilómetros de Faro, el invierno cálido del Algarve permite iniciar de forma templada el camino a la lontananza. Será una excepción, así que mejor dejarse mecer por la bonanza del aire a escasa distancia de Praia da Luz, donde ocurrió la misteriosa desaparición de la niña británica Madeleine McCann en 2007. Un caso aún sin resolver que sigue dando que hablar en la zona. La desembocadura del río Bensafrim sirve de escenario para hacer acopio de pertenencias y de compras para afrontar las jornadas que aguardan.

Las vecinas Conceiçao, Cacela y Olhao anteceden a Faro, la capital de una región que ha ido ganando peso en la
Guía Michelin
, como testimonian diversos establecimientos en Quinta do Lago y Vale do Lobo. Sus menús no olvidan las almendras como ingrediente en algunos de sus platos, pues figuran en la base de la ‘azevia’, una riquísima empanadilla dulce que contiene igualmente calabaza y batata. Tampoco podemos olvidar el ‘morgadinho’, una exquisita mezcla de almendra y cabello de ángel, ni el ‘queijinho de figo’, donde brillan los higos en una combinación irrechazable. Para acompañar, puede recurrirse a la ‘amarginha’, cuyo nombre hace referencia a las almendras amargas.

Saltar a Almancil nos adentra en iglesias cubiertas por el tradicional azulejo en su interior, una opción estética que no alberga ninguna otra parte de Europa. Así, cultivando el espíritu después de ponerse a tono (gastronómico), se enciende la mecha que llevará al ávido pasajero hasta Coímbra, esa encrucijada que mira al norte desde la biblioteca de su universidad con gran solera, fundada en 1290.

Es ahí, a orillas del río Mondego, donde se comienza a vislumbrar el paso por España, en vista de que los vagones se dirigen a Hendaya, ciudad fronteriza situada muy cerca de San Sebastián y llave para ir escalando geográficamente.

El corazón de Francia, como si del Tour se tratara, se adivina como la antesala para desembarcar en la
estación parisina de Montparnasse
, al otro lado de donde se abrazaban los amantes de Pont Neuf. El único instante en que se deberá cambiar (provisionalmente) de medio de transporte: en el metropolitano hasta París Nord. Entonces llegará el turno de plantarse en Colonia, donde la impresionante catedral gótica saluda al viajero.

El portal de internet Reddit se ha aliado con el bloguero británico Mark Smith para precisar esta sucesión de etapas rumbo a la lejanía, con el exotismo aguardando para entrar por la ventana y la horizontalidad por bandera, en lugar de la implacable verticalidad que rige las vidas de los ciudadanos occidentales, pendientes del reloj y del ordenador sin tregua. En Varsovia, rodeados de un frío que hiela el alma, conviene organizar bien las cosas antes del largo trayecto a Moscú, en esta Rusia que cada vez mira más de soslayo la esencia de la democracia. Dos noches en la capital exsoviética constituirán el primer gran ‘impasse’, que se completará con otras dos en Pekín.

Escenario literario

Parece que Paul Theroux puede asomar por cualquier rincón, tal era la afición del escritor norteamericano al convoy que se desplaza sobre las vías. ‘Tren fantasma a la Estrella de Oriente’ y ‘El gran bazar del ferrocarril’ nos atrapan con un telón de fondo que bien podría extenderse a este larguísimo viaje que subyuga a cientos de lectores, deseosos de meterse en la piel de una de esas locomotoras.

«La transitoriedad del viaje intensifica la amistad y la convierte en intimidad», «tuve la suerte de equivocarme, y el error es la esencia del relato del viajero» y «te marchas por una larga temporada y retornas siendo otra persona: uno nunca completa del todo el camino de vuelta» representan algunos de los más sentidos pensamientos de Theroux, hoy con 80 años, en relación a la cultura del tren en dirección a un destino remoto. Bruce Chatwin o Patrick Leigh Fermor se dejaron seducir igualmente por la llamada de los senderos de otras latitudes que, en este caso que nos ocupa, se dispone a atravesar China, Vietnam, Laos y Tailandia antes de arrear a la imaginaria comitiva por Malasia y, finalmente, Singapur.

«El día terminó con un feroz crepúsculo rojo y púrpura», escribía el autor de la aclamada trilogía ‘Los viajes’, que resuena mientras el trayecto sigue su curso. Hanói se da la mano con Ho Chi Minh City en el Vietnam que se sobrecoge con los recuerdos de la guerrilla comunista, especialmente cuando la pesadilla se adueñó de su enemigo por antonomasia, Estados Unidos.

La mano de obra china construyó el ferrocarril en Laos, de manera que la otrora brecha en autobús entre Pekín y Bangkok ha dado paso a una prolongación en tren que se ha revelado beneficiosa para los lugareños

Pero, como cantaba
Bob Dylan
, «los tiempos están cambiando…» y más que irán evolucionando porque la ruleta no se detiene. Así aconteció en los años 60, en los 70, y nunca han sido tan volátiles como en la actualidad.

Fue la mano de obra china la que, a bajo coste, construyó el ferrocarril en Laos, de manera que la otrora brecha en autobús entre Pekín y Bangkok ha dado paso a una prolongación en tren que se ha revelado beneficiosa para los lugareños. «Anteriormente, solo se podía ir al sur hasta Saigón y luego montar en un autobús a través de Camboya para alcanzar Bangkok, pero ahora se puede cruzar Laos a bordo de un tren, lo cual es un logro impresionante», subraya Mark Smith, quien ha calculado el precio vigente para todo el gigantesco itinerario completo: unos 1.200 euros.

La periodista india Monisha Rajesh acompasa el anuncio de este viaje a las profundidades de uno mismo tanto como a los vericuetos europeos y asiáticos del planeta. Lo hace con ‘Viajes épicos en tren’, donde describe 50 de estas iniciativas. De Bangkok a Kuala Lumpur, sus palabras enmarcan la inmersión terrestre: «No provenía de una familia ferroviaria, tampoco tengo recuerdos de viajar en tren cuando era niña. Todo esto llegó después de un largo viaje por la India». «Siempre había querido visitar el país como turista, y me di cuenta de que la mejor manera de viajar y poder hablar con la gente era en tren. Allí la red es enorme, cubre alrededor de 65.000 kilómetros. Resultó ser la manera perfecta de saltar directamente al torrente sanguíneo del país y encontrarse cara a cara con personas de todos los orígenes», prosigue Rajesh antes de concluir: «Pasé cuatro meses viajando por la India y regresé al Reino Unido completamente hechizada por los ferrocarriles».

El viaje interior

Queda un último eslabón: de Kuala Lumpur a Singapur, final de trayecto, la prueba de que apearse dejará al descubierto la transformación en el interior de la persona. Singapur se erige de manera sorprendente como adalid triunfante de la estrategia de la vivienda moderna. Después de un recorrido tan extenso (e intenso), jalonado de emociones diversas y de un desfile de paisajes realmente variopinto, el pitido final pone una nota de alivio por la sencilla razón de que llega la hora de descansar en la cama de un hotel.

Pero, por supuesto, el viaje por esos caminos lejanos no deja indiferente a nadie, por lo cual conviene tomarse un respiro para reposar todo lo que ha cautivado a un alma que arrancó con unas expectativas y finaliza con las alforjas llenas del espíritu, más allá de las embestidas de las bajas temperaturas por esas estepas que aguardan al saltar de tierras europeas a las asiáticas.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *