El hijo ausente, canción de Pastor López: historia de su vida – Música y Libros – Cultura

El hijo ausente, canción de Pastor López: historia de su vida – Música y Libros – Cultura



Cuando el colombovenezolano Pastor López lanzó su tema ‘El hijo ausente’ jamás pensó que algún día la composición lo iba a atormentar.

Desde que concibió la letra de seguro tenía claro que, en cierto momento, podía estar retratando los ‘gajes’ de su ajetreado oficio como cantante.

En especial aquella costumbre a no tener “cumpleaños, ni día del padre o la madre, o un 31 de diciembre en casa con la familia”, como la describió en charla con la revista BOCAS, en 2013.

Sin embargo, llegado un fin de año, en pleno concierto en la Palma de Mallorca, España, los gritos de la gente clamando por ‘El hijo ausente’ representaron un verdadero baldado de agua fría.

“Yo por dentro decía no, no me pongan a cantar eso”, rememoró 6 años antes de fallecer producto de una isquemia cerebral.

¿Por qué el artista no quería entonar uno de sus mayores éxitos?

(Le recomendamos: La historia detrás de la triste canción ‘Faltan cinco pa’ las doce’).

El apego familiar del ‘indio’ Pastor López

Pastor López

Pastor López nació el 15 de junio de 1944 en Barquisimeto, Venezuela.

Uno de los soportes de los 40 años de actividad musical que acumuló José Pastor Pineda López, mejor conocido como Pastor López, fue su apoyo familiar.

Cuando Pastor era niño, su padre, un “indio” que, según contó en la entrevista citada, “no quiso” darle el apellido, profundizó su vena musical llevándolo todos los domingos a pequeños conciertos de música popular.

Además, el hecho de que su madre trabajara como fabricante de instrumentos auguraba que las melodías serían su ‘pan de cada día’.

Así, desde que tenía siete años, comenzó a hacer música. Y prácticamente no se detuvo hasta que falleció.

Precisamente, en su mejor época, uno de sus propósitos fue comprarle una casa a su madre en la ciudad venezolana de Maracaibo.

Luego, empujado por el deseo de estar a su lado, se mudó a la capital del estado de Zulia.

Su vínculo con su progenitora fue tan estrecho que quizá uno de las presentaciones más difíciles de su vida se dio por estar a miles de kilómetros de ella.

(Además: Romper la vajilla y los rituales más extraños para fin de año).

Cuando el cantante se convirtió en ‘El hijo ausente’

“Otro año que pasa y yo tan lejos / otra Navidad sin ver mi gente / madre yo te pido humildemente/ que en el año nuevo me recuerdes / que en la mesa pongas un lugar / para el hijo que no ha de llegar / Si aunque yo no esté para brindar / Mi copete siempre a rebosar”, debió cantar cientas de veces Pastor López en medio de la emoción de sus fanáticos sin dejarse consumir por el estribillo.

Pero un 24 de diciembre, durante un concierto en la isla de Mallorca, su contexto familiar lo llevó, literalmente, a llorar con su público.

Pastor López

López fue distinguido desde muy joven como ‘El rey de la fiesta’.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Todo habría ocurrido en una Navidad de la segunda mitad del siglo XX, cuando las personas no estaban a un mensaje de WhatsApp de distancia.

Pastor López estaba sobre una tarima mientras doña Zoila López, su madre, luchaba por su vida en la sala de un hospital venezolano.

La tristeza de estar alejado de su madre en una fecha tan especial y en un contexto tan duro se agravó cuando los espectadores de su concierto pidieron a gritos que entonara ‘El hijo ausente’.

Empujado por su compromiso, no le quedó de otra que cantar en medio de la conmoción: “Y al llegar la medianoche / cuando risa y llanto se confunden en la gente / mándame un abrazo fuerte / y pídele a todos los presentes / vamos a brindar por el ausente / que el año que viene esté presente / vamos a desearle buena suerte / y que Dios lo guarde de la muerte”.

Minutos después, quizá todavía con el nudo en la garganta, dejó el escenario y se marchó.

El ‘show’ había terminado.

(No deje de leer: Así puede ver la conjunción de la Luna y Marte este 31 de diciembre).

El reto de cantar en medio del dolor

Aunque esa fue una de las actuaciones más difíciles de López, no fue la única en la que ‘lloró su corazón’ al entonar sus propias melodías.

En otras oportunidades, conforme le manifestó a BOCAS, tuvo que mantener sus presentaciones a flote a pesar de “las tristezas y las amarguras”.

Cuando su padre falleció tuvo tan solo una semana de plazo para hacer un concierto.

Lo mismo pasó cuando murió su madre: cinco días después de darle el último adiós a doña Zoila se presentó en un escenario.

Y por si fuera poco: tras la muerte de una de sus hermanas tuvo apenas 24 horas para ‘calmar el alma’ porque lo esperaba un concierto.

Ese ritmo laboral, en sus palabras, era “muy fregado”.

Aun así, su compromiso con su oficio lo llevó a hacer todo lo posible por no cancelar un concierto.

Eso que algunos catalogarían como ‘profesionalismo’ y que otros llamarían ‘la dura ingratitud de la música’.

(Siga leyendo: Los 7 magníficos de la parranda del fin de año en nuestro país).

Y qué mejor momento para recordar a este ‘hijo ausente’ que a contadas horas del cierre de 2021.

Pastor López dejó este mundo el 5 de abril de 2019. Este va a ser, entonces, el segundo Año Nuevo en el cual el inmortal cantautor estará físicamente lejos de su público.

Porque musicalmente hará presencia en millones de hogares colombianos.

Más noticias

Pandemia y deportes: los temas en las redes y Google

Android 12: listado de celulares que se actualizarán en 2022

¡Pilas! Conozca el valor de la revisión tecnomecánica para el año entrante

Las tendencias que se tomarán el sector turístico durante el 2022

Dubái: ¿cómo vivir en la ciudad de los multimillonarios? Algunos consejos

Tendencias EL TIEMPO



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *