El Festival de Cine reabre las puertas de Villa de Leyva en sus 15 años – Cultura

El Festival de Cine reabre las puertas de Villa de Leyva en sus 15 años – Cultura



“Acción”. El director le da inicio al rodaje de la película que se está filmando en plena plaza principal del municipio de Villa de Leyva. Alrededor, los espectadores –transeúntes, turistas, empleados de la agitada escena comercial de las esquinas de la plaza mayor– miran con expectativa el espectáculo que se ha dado en esa tarde del sábado 13 de noviembre, en la celebración de su décimo quinto Festival Internacional de Cine Independiente.  

(Le puede interesar: Bogoshorts se prepara para la edición 19 de su festival)

A la izquierda, una familia extranjera se ha postulado para ser parte del reparto de este teatro espontáneo llamado ‘Cine haciéndose’, uno de los eventos más esperados del festival. A la derecha, una mujer que parece provenir de lejos por el barro de sus botas se detiene a contemplar las escenas y escuchar el grupo de carranga llamado Sabor Ancestral que le da vida a la escena. Todo el mundo canta al unísono: “Viva viva la alegría, viva viva el festival”. En el ambiente se respira un aire festivo al mayor estilo del teatro en el corral de comedias en la España del siglo XVl.

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

El evento ‘Cine haciéndose’ fue una iniciativa que invitaba a los espectadores a participar como actores en una película en vivo y en directo. 

Este festival no podría existir en ninguna otra parte, tiene identidad, difusión, desarrollo, es un encuentro mágico y espontáneo con la industria

Este episodio fue uno de los momentos más comentados del festival, que se celebró entre el 1.º al 15 de noviembre. Más de 100 horas de cine internacional, más de 50 invitados especiales; y aunque se esperaban más de 15.000 espectadores, los empedrados de las calles de Villa de Leyva, la Plaza Mayor y el parque Ricaurte parecían no dar abasto.

Este año se celebraba una edición especial, pues se conmemoraban 15 años de su existencia y, como un eco en toda la escena cultural, se vivía el regocijo de la reapertura tras un año en el que la pandemia nos encerró sin más remedio. “La plaza murió durante la pandemia. Lo que hizo el festival fue reactivar ese espacio tan importante para Villa de Leyva”, dice María Angélica Tovar, directora del Festival.

Para esta edición se inspiraron en la idea del caleidoscopio, un instrumento óptico en el que los reflejos de sus espejos producen una explosión de colores y formas: otra manera de ver la realidad a partir del cine. “Nuestra realidad nunca va a volver a ser la misma, pero creo que el público nuevamente merece volver a sentir la cultura de otras maneras”, agrega.

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Ganador a Mejor corto profesional colombiano
La cama – Daniela Abad

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Mención de honor a Mejor corto profesional colombiano
Entre tú y milagros – Mariana Saffon

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Ganador Mejor Documental
Abrir monte – María Rojas – COL/PORTUGAL​

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Mención de honor a Mejor documental
La lluvia – Micha Vidal, Jesús Prahañom, Cristian Vitorino – PERÚ

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Ganador Mejor corto internacional
Cuckoo! – Jögen Scholtens – PAÍSES BAJOS

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Mención de honor Mejor corto internacional
The News – Lorin Terezi – ALBANIA/ESPAÑA

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Mejor corto animación

The visit
– Morrie Tan – SINGAPUR

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Mención de honor Mejor corto Animación

Bosquecito – Paulina Murature – ARGENTINA

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Mención de honor Mejor corto Animación

Lea Salvaje – Maria Teresa Salcedo – COLOMBIA

Esta nueva óptica que trajo el festival se evidenció en su diversidad de ofertas cinematográficas y alianzas junto a RTVCplay, Señal Memoria y Radionica. Cada día los asistentes podían encontrar una serie de eventos para toda la familia. En el parque denominado Ricaurte, por el prócer nacido allí, se vio la competencia de Cortometraje profesional colombiano. El  ganador fue La cama, de la cineasta Daniela Abad. Una manera original y fresca de retratar la ruptura sentimental y el conflicto dramático alrededor de un objeto doméstico, muy propio de una historia pandémica. También hubo mención de honor para el corto Entre tú y milagros, de Mariana Saffon, que el año pasado recibió el premio Horizonte a mejor corto en el Festival de Cine de Venecia.

En la plaza mayor se proyectaron cinco cortometrajes internacionales, y el ganador fue Países Bajos con Cuckoo!, del director Jögen Scholtens. También hubo mención para The News, dirigido por Lorin Terezi.

Además, el festival se ha destacado por ser un espacio de formación y en esta oportunidad, se presentaron dos largometrajes colombianos que fueron parte de su Laboratorio de proyectos y pitch de guiones Ópera de Leyva: El alma quiere volar, de Diana Montenegro, y Salvador, de César Heredia. Este último hace un espectacular retrato de la violencia e incertidumbre colectiva vividas en Bogotá a raíz de la toma del Palacio de Justicia desde la individualidad del taller de un hombre mayor.

(También le sugerimos: Encanto: colombianos que le darán las voces a la nueva película de Disney)

Este año también se evidenció mayor apertura con la población natural de Villa de Leyva. Si bien el festival siempre ha sido inclusivo, según palabras de su director, Philip van Hissenvoven, “la comunidad de Villa de Leyva a veces es difícil, porque como aquí hay tantos eventos que son cerrados, la gente ha adquirido una costumbre de no acercarse porque creen que no es para ellos”. Por eso, con el Festivalito, una programación exclusiva para niños y una competencia de cortos infantiles, talleres y demás actividades, se ha logrado conectar con el público familiar del municipio. Este año, el ganador del cortometraje del Festivalito fue para You can Fly!, del director SungBae Park (Corea).

Y con el mismo fin de aproximarse más al público, en esta edición se dio por primera vez el espacio del Karatoke, una idea para desplazar las pantallas hacia los lugares donde jamás llega el festival en las veredas aledañas. Se buscaba democratizar un escenario a través de una oferta musical y, al final, una proyección. “En el barrio del Carmen, yo había hablado con la escuela de música, que tiene un grupo de carranga. Al principio las personas tomaron distancia, pero a través de la música todos empezaron a congregarse, al punto de que un par de parejas, una de niños y una de abuelitos, se pararon a bailar carranga”, relata su director. 

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

Karatoke, una iniciativa del festival  para llevar música y cine a los barrios y veredas alejadas de la plaza mayor con el fin de conectarse con la gente.

Así, en esta edición del festival se evidencia que la pandemia ha dejado al descubierto que el arte nos pone a todos en el mismo lugar de emotividad y sensibilidad. Diana Bustamante, la productora de la cinta Memoria, lo dijo en mejores palabras en el ‘Preguntatorio’, un evento del festival que reunió a grandes directores del cine colombiano para reflexionar sobre el destino de la industria. “Me encanta que alguien no entienda la película pero que le pase algo con ella. Entonces, sentir es la función del arte, mover cosas y generar preguntas. Y eso tiene que ver con la exposición a otras experiencias”.

Festival de Cine Independiente de Villa de Leyva

En el preguntatorio, de izq. a der.  Jose Luis Rugeles, Alvaro García (gerente RTVCplay), Harold Trompetero, Felipe Aljure, Carolina Barrera,  Diana Bustamante y Consuelo Castillo.

Esa idea se vivió con los asistentes regulares: sentados cada día frente a la pantalla gigante en la plaza mayor, reunidos en un hilo de carcajadas y lágrimas colectivas y con un signo de complicidad se miraban con los ojos risueños sobre su tapabocas. Y en últimas, esa es la intención de un festival: que el cine sea un espacio de reunión, de crear emociones y promover nuevas conversaciones.

María Angélica Tovar, directora del festival, concluye: “Este festival no podría existir en ninguna otra parte, tiene identidad, difusión, desarrollo, es un encuentro mágico y espontáneo con la industria. La industria acá se siente en casa, y cuando se encuentran, nunca se sientan detrás de un escritorio. Y en medio de la pandemia, aprendimos que encerrarnos no es lo ideal, tenemos que salir y compartir y ser un poco más unidos porque nunca vamos a estar solos”.

Los cortos y cintas que estuvieron en competencia durante el Festival estarán disponibles online 100% gratis hasta el próximo fin de semana acá. 

Otras noticias

GABRIELA HERRERA GÓMEZ
Periodista REVISTA BOCAS
gabher@eltiempo.com



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *