Cómo prevenir la cistitis e infección de orina con la alimentación

Cómo prevenir la cistitis e infección de orina con la alimentación



Reconozco no haber sufrido nunca de cistitis ni infección de orina, pero amigas y conocidas me han hablado de lo doloroso que es. Para conocer un poquito más, la cistitis es una infección común del tracto urinario (ITU) y las infecciones de orina están causadas por bacterias que penetran en las vías urinarias a través de la uretra y alcanzan la vejiga. ¿Un dato curioso sobre esto? En general, las mujeres son más propensas a este tipo de infecciones porque su uretra es más corta, por lo que es más fácil que en caso de entrada de bacterias, estas alcancen la vejiga. Además, la proximidad de uretra y recto facilita la entrada de bacterias a las vías urinarias. Y, otro

 aspecto a tener en cuenta es que si se les presenta al menos un caso a lo largo de su vida, con total seguridad van a vivir algunos más.

También en las mujeres, la alteración del pH y de la flora vulvovaginal, en situaciones como la menopausia o por una higiene excesiva, puede favorecer la aparición de cistitis, por pérdida de su acción protectora frente a infecciones. Otras situaciones que pueden favorecer la infección de orina son todas aquellas que producen un incorrecto vaciado vesical, como los prolapsos (la caída de la vejiga por la edad o los partos) o la existencia de cálculos o piedras.

Pero no es una molestia preocupante… más bien incómoda. Para empezar, si tenemos la sospecha de que podemos tener una infección de orina o cistitis, lo principal será acudir al médico para que confirme el diagnóstico e inicie el tratamiento antibiótico adecuado. Cuenta la Dra Paloma Garbayo Sesma, de la clínica Anthea, en Madrid, que para aliviar los síntomas y favorecer la curación, «podemos tomar zumo de arándano rojo», que ayudará al tratamiento antibiótico. Además, es importante consumir abundante agua o líquidos como
infusión
de cola de caballo, agua de coco, jugo de
granada
… Vaya, lo primordial es que «aumente el volumen de la orina» y provoque una micción frecuente, con lo que ayudamos a expulsar las bacterias de la vejiga.

Alimentación contra la cistitis

Sin embargo, tal como cuenta Paloma Garbayo Sesma, el alimento estrella para prevenir las cistitis es el
arándano
rojo, sobre todo en forma de zumo, «ya que es capaz de impedir que las bacterias causantes de la infección se adhieran a la pared de la vejiga». Otros alimentos que ayudan a prevenir esta infección son los que tienen propiedades diuréticas:
espárrago
, apio, col, pepino,
sandía
,
tomate
,
piña
… al favorecen vaciado frecuente de la vejiga y con él, la expulsión de posibles bacterias.

Beber abundante de agua, para poder orinar con frecuencia; consumir cinco raciones de fruta y verdura al día; ingerir legumbres 3-4 veces por semana como fuente de proteína vegetal, fibra, vitaminas y minerales o comer cereales de manera integral o el grano entero como arroz integral, mijo, cuscús, pasta, trigo sarraceno, nos ayudarán a prevenir y eliminar la cistitis e infecciones de orina.

Por otro lado, el consumo de alimentos con probióticos, como el yogur o el
kéfir
, favorece que la flora intestinal esté sana y equilibrada, evitando su colonización por patógenos que pueden alcanzar el tracto urinario y provocar infecciones.

Síntomas de la cistitis

  • Dolor o escozor miccional.
  • Necesidad de orinar con más frecuencia y urgencia de lo normal.
  • Sensación permanente de deseo miccional.
  • Orina sanguinolenta.
  • Dolor en la parte inferior de la barriga.
  • Sensación de malestar general y cansancio.
  • Orina oscura, turbia o con olor fuerte.

Diversos estudios han determinado que los desencadenantes de la dieta varían mucho entre pacientes con cistitis. Algunas personas con cistitis son conscientes de qué alimentos les provocan dolor, pero otros pacientes no han descubierto qué alimentos podrían molestarles.

Hay ciertos alimentos que, por confluencia de distintos estudios, tienen más probabilidades de desencadenar cistitis como:


Café
, té, refrescos, alcohol, chocolate y jugos cítricos.

– Alimentos y bebidas que contienen edulcorantes artificiales.

– Comidas picantes.

Restringir la ingesta de los alimentos y bebidas citados ayuda a algunas personas a controlar los síntomas. Sin embargo, otros, pueden necesitar limitar aún más alimentos y bebidas.

Por tanto, como los desencadenantes son a día de hoy tan inespecífico e individuales, lo mejor será que cada uno de manera personal pueda identificar qué alimentos le provocan dolor, los evite siguiendo una dieta de eliminación y mantenga un diario de alimentación para evaluar los alimentos que más le afectan.



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *