Apariciones orquestadas de la tenista china Peng Shuai para calmar las críticas por su desaparición

Apariciones orquestadas de la tenista china Peng Shuai para calmar las críticas por su desaparición



Corresponsal en Pekín
Actualizado:

Guardar

Después de casi tres semanas en paradero desconocido tras denunciar abusos sexuales de un ex alto cargo del régimen chino, la tenista Peng Shuai ha sido mostrada en un acto público este domingo en Pekín. En la red social Twitter, que está censurada en este país pero a la que se puede acceder con una conexión al extranjero (VPN), dos prominentes periodistas de medios estatales han difundido vídeos de Peng asistiendo a un torneo infantil de tenis en la capital china. En estas breves imágenes, que apenas duran un minuto, la jugadora aparece saludando sonriente, aplaudiendo a las autoridades deportivas que la acompañan y firmando autógrafos a los niños, pero no dice nada.

En lo que a todas luces parecen apariciones orquestadas para calmar las críticas internacionales por su
desaparición
, también ha circulado otro vídeo de un minuto supuestamente grabado el sábado por la noche en una cena con su entrenador.

En él, Peng Shuai tampoco habla; tan solo asiente al discurso del entrenador, quien curiosamente se equivoca y dice «mañana 20 de noviembre». En ese momento, otra mujer de la mesa le corrige y matiza que “mañana” (por hoy) es 21 de noviembre.

Con estas apariciones, el régimen chino quiere aplacar el malestar que ha desatado en el mundo del tenis la desaparición de Peng Shuai. No había noticias de ella desde la noche del 2 noviembre, cuando publicó en la red social Weibo un largo y sentido comentario denunciando una presunta agresión sexual del ex viceprimer ministro Zhang Gaoli, de quien había sido amante durante años.

Mientras su texto era borrado por la censura y su perfil de Weibo era bloqueado para que no se pudieran dejar comentarios, Peng desaparecía sin dejar rastro, como suele ocurrir con quienes se atreven a criticar al autoritario régimen chino. Al cabo de una semana, las distintas asociaciones mundiales de tenis y sus principales estrellas, como Serena Williamas, Naomi Osaka y Novak Djokovic, pedían explicaciones sobre su paradero y lanzaban en las redes sociales una campaña con la etiqueta en inglés #whereispengshuai (¿Dónde está Peng Shuai?).

Aunque la Prensa oficial no publica noticias sobre Peng y la información está censurada en internet por afectar a un antiguo dirigente, algunos periodistas de medios estatales están difundiendo mensajes en el bloqueado Twitter para negar ante el extranjero su desaparición forzosa. Empezó el miércoles el canal europeo de la televisión pública CGTN con un supuesto correo electrónico enviado por la jugadora a la Asociación de Tenis Femenino (WTA, en inglés). En él negaba la denuncia de agresión sexual y que estuviera desaparecida, pero pocos se creyeron el mensaje y el propio presidente de la WTA, Steve Simon, dudó públicamente de su autenticidad porque no había podido contactar con Peng Shuai.

Con los días, el escándalo se hecho mayor por la ola de solidaridad protagonizada por numerosos deportistas de élite, desde Feliciano López hasta Gerard Piqué. Hasta el punto de que la WTA ha amenazado con llevarse los torneos de tenis de China si no se aclaraba el paradero de Peng Shuai. Además, las críticas han avivado el llamamiento a un boicot contra los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebran en febrero en Pekín.

Como prueba de vida, el sábado aparecieron en la red social WeChat unas supuestas fotos de Peng Shuai en su casa, de las que no informaron los medios chinos pero que fueron retuiteadas al instante por algunos periodistas de la Prensa oficial para que se vieran en el extranjero. En ellas aparece la tenista con un gato en una habitación con numerosos peluches. Extrañamente, lleva ropa de verano, camiseta y pantalón corto, que choca con el frío que hace ahora en Pekín incluso aunque ponga la calefacción de su hogar al máximo. Y, de forma también muy curiosa, en otra imagen se ve de fondo un retrato de Peng con una figura del osito Winnie the Pooh, el mote que los disidentes han puesto al presidente chino, Xi Jinping.

Pero ni dichas fotos ni el vídeo de la cena han satisfecho al presidente de la WTA, Steve Simon, quien el sábado se mostró «contento» de ver a Peng pero lo consideró «insuficiente». «Aunque es positivo verla, sigue sin estar claro si está libre y es capaz de tomar decisiones por sí misma, sin coerción o influencia externa», señaló en un comunicado. Insistiendo en que sigue «preocupado por la salud y seguridad de Peng Shuai y por la denuncia de agresión sexual que ha sido censurada y ocultada bajo la alfombra», Simon recuerda que ha pedido una investigación y advierte de que «nuestra relación con China está en una encrucijada».

Ver los
comentarios





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *